El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad establece una modificación en la Normativa CPR, consensuada con FENIE y sus Asociaciones provinciales.

A partir de este momento, dicho ministerio establece que las empresas instaladoras que compren cable no adaptado a la citada normativa, con anterioridad al 1 de julio de 2017, pueden usarlo hasta fin de existencia.

La “nota aclaratoria sobre la aplicación al Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (Real Decreto 842/2002) del Reglamento Delegado 2016/364, que establece las clases posibles de reacción al fuego de los cables eléctricos”, del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, en su apartado 2 “Objeto y Campo de Aplicación”, establece: “A partir del 1 de julio de 2017 solamente se pondrán poner en el mercado los cables eléctricos con marcado CE, con las clases indicadas en el punto 4. Aquellos cables que se hayan comercializado antes de esta fecha y que estén almacenados en distribuidores e instaladores podrán ser utilizados hasta agotar sus existencias”.

La noticia supone un incuestionable impulso para todo el sector, a la vez que pone de manifiesto el valor añadido de la colaboración entre organizaciones empresariales.

Desde FENIE se ha llevado a cabo una destacable labor de gestión, apoyada por la mediación de sus Asociaciones provinciales, las cuales han interactuado con los órganos competentes en materia de seguridad industrial, de sus respectivas comunidades autónomas.

Dejar respuesta