La apuesta de Skoda por la electricidad es ya un hecho. La marca tiene previsto lanzar cinco vehículos eléctricos de aquí a 2025. Comenzará con el lanzamiento del Superb con motor híbrido enchufable en 2019 y seguirá con el primer vehículo 100% eléctrico en 2020. Ese modelo tomará como base el prototipo Vision E presentado recientemnte en el Salón del Automóvil de Shanghai. Se trata de un SUV coupé de cinco puertas, que también estará preparado para cumplir con los requerimientos de la conducción autónoma de Nivel 3, es decir, que podrá funcionar por sí sólo en atascos, autopistas, realizar adelantamientos y buscar aparcamiento.

Este deportivo SUV mide 4,6 metros de largo, 1,9 de ancho y 1,5 de alto y su distancia entre ejes es de 2,85 metros, lo que le permitirá ofrecer un gran espacio en el habitáculo. Su tamaño es muy similar al del Skoda Kodiaq, por lo que es probable que se pueda convertir en la variante coupé de este modelo. De momento, su interior está configurado con cuatro asientos, que se giran 20 grados cuando abrimos las puertas. Carece de túnel central y presenta nuevas pantallas TFT para controlar los parámetros del vehículo, lo cual se puede hacer mediante la voz o gestos. También cuenta con un avanzado sistema de iluminación ambiental, con 10 tonos diferentes.

Cuenta con un motor eléctrico en cada uno de los ejes ejes, con una potencia total de 306 CV. Tiene tracción total, puede alcanzar los 180 km/h de velocidad máxima y circular hasta 500 kilómetros en modo solo eléctrico.

Más información del Skoda Vision E Concept.

Tendrá una autonomía de 500 kilómetros en eléctrico.
Tiene un motor eléctrico en cada uno de los ejes, con una potencia de 306 caballos.
Mide 4,64 metros de largo.
Equipa un gran techo acristalado.
El interior está planteado en principio para cuatro pasajeros

 

Dejar respuesta